Menu

Cómo prepararse para una grabación de música clásica

Cómo prepararse para una grabación de música clásica

Puede que como músico clásico te estés preparando para hacer una grabación de música clásica o desees hacerla en el futuro. Entonces estarás preocupado por como afrontarla. Aquí te dejo algunos consejos extraídos de mi experiencia profesional como técnico de grabación e intérprete. 

A veces he oído comentar a los músicos  durante su primera grabación: "la próxima vez lo voy a preparar de otra manera" o "si lo hubiese sabido..." . Espero que estas reflexiones te ahorren tiempo, dinero y salud.

Dividiré la preparación de una grabación de música clásica en dos grandes bloques: los aspectos musicales y los "ambientales". Los primeros son aquellos que giran alrededor de la música y su interpretación. Los "ambientales" hacen referencia a las circunstancias no musicales de la grabación, como las comodidades del lugar, la logística para comer, etc.,  que no hay que despreciar en absoluto.

En este primer artículo me centraré solo en los musicales y los ambientales los dejaremos para un segundo post en el futuro.

En realidad, estos consejos son aplicables a cualquier tipo de grabación musical, pero en InSitu nos dedicamos a la música clásica, así nos centraremos un poco más en ella. 

La preparación musical:

1. ¡Ensaya!: nada puede substituir a una buena interpretación.

En mi carrera como técnico de grabación me he dado cuenta de que las buenas interpretaciones suenan mejor que las malas, incluso con exactamente el mismo equipo. Así que ensaya y no dejes ningún aspecto musical al azar. Nada te va a salir mejor en la sesión de grabación que en el ensayo. La grabación es más exigente con el intérprete, todos los pequeños detalles quedan registrados para el futuro, y además cuenta que es posible que estés nervioso.

2. Escoge bien el contenido musical: analiza si estás capacitado técnica y musicalmente para interpretar al mejor nivel las obras escogidas.

No vayas al límite de tus posibilidades. Escoge obras sin forzar tus extremos, así la interpretación será mejor y la sesión de grabación más relajada. No es que pase a menudo, pero no sería la primera vez que un disco se "queda en el cajón" y no se llega a publicar porque durante el proceso de grabación el interprete se ha dado cuenta de que aquello que él oye perfectamente en su cabeza no se corresponde con lo que después ha salido de sus dedos. 

3. No confíes en la tecnología: si algún técnico te dice, no te preocupes que lo arreglaremos en la edición... ¡preocúpate!.

Milagros a Lourdes. Los técnicos podemos seleccionar los mejores fragmentos y unirlos con nuestros mágicos programas pero esos fragmentes deben existir. Asegúrate de que todas las partes tengan al menos una toma aceptable. El técnico (si está capacitado) o productor pueden ayudarte a controlar este aspecto . En el "fragor" de la interpretación al interprete le cuesta tener una visión general y saber si ya hay una toma que sirve o es necesario continuar buscándola.

4. Organiza la grabación: piensa en que orden grabarás las obras o fragmentos.

Ten en cuenta las dificultades técnicas, calcula en que momento de la sesión será mejor para tí interpretar los pasajes más difíciles, y no olvides que el cansancio existe. No es recomendable dejar las obras más difíciles para el final. Graba primero las obras que quieres tener "sí o sí" y deja para el final aquellas de las que quizás puedes prescindir en el CD.

5. Déjate aconsejar (por alguien con criterio). La percepción que tenemos de lo que hemos interpretado puede ser subjetiva.

Los músicos muchas veces pensamos que hemos hecho una mejor toma cuando le hemos puesto más pasión, musicalidad, atención... pero unos oídos "fríos" nos dirán mejor la verdad. Si el técnico está capacitado, y en InSitu lo estamos, escucha su opinión. Si no lo está, consigue a alguien formado en la música clásica para que escuche "desde fuera". Ya sea un productor profesional o alguien en cuyo criterio confíes.

6. Prepara tu instrumento: piensa en los pequeños detalles como cuerdas nuevas, afinación, cañas, etc., y, sobre todo, analiza los ruiditos varios que producen los instrumentos musicales: correas, llaves, pedales...

En directo pueden no tener gran importancia, pero en la grabación no son aceptables. Si son sonidos propios y "naturales" del instrumento, no hay problema, son su esencia.  Pero si se deben a un mal funcionamiento visita al luthier antes. No es la primera grabación que hemos tenido que suspender por una correa que hace ruido o unos pedales que chirrían todo el tiempo, y creerme suspender una grabación significa perder dinero, tiempo... y confianza.

7. Trabaja con profesionales: todos tenemos un amigo que tiene algo de equipo y sabe algo de sonido que nos hará una grabación por "cuatro perras".

A veces me llegan CDs para masterizar o editar con claras deficiencias de audio, pasajes distorsionados, mezclas equivocadas, baja calidad... lástima que después de tanto trabajo el nivel sonoro no sea el que se merece tu interpretación. Una grabación de música clásica significa mucho tiempo y esfuerzo, asegúrate de que los resultados van a ser óptimos trabajando con personas que tienen experiencia y que hacen de la grabación su profesión y artesanado.

¡Contacta con nosotros si deseas asegurarte de que tu próxima grabación será un éxito! info@insitumusic.com 

 

Antonio-Velasco-InSitu

 

© Antonio Velasco Polonio 2016, compositor, técnico de sonido profesional y productor en InSitu grabación y edición musical www.insitumusic.com.

Los comentarios son bienvenidos.